Carta a mi hija

Son casi las dos de la mañana.  Hace rato que te has dormido, mi niña. Pero yo lo puedo dormir. Con la luz del móvil puedo iluminar tu cara y verte descansar.

Momentos como este son los que me hacen darme cuenta de cómo has crecido, de cómo estás creciendo. Recuerdo cuando todo el mundo me decía “aprovecha que crecen muy rápido”.  Ay ¡qué razón tienen!  Para mí fue ayer cuando te pusieron sobre mi cuerpo, cuando vi esas diminutas manitas buscando mi piel entre caricias mutuas, recuerdo tu cuerpecito tan pequeño, tanto que tuve que comprarte ropa de prematuro porque todo te quedaba enorme.

Comprendí que un corazón tan chiquitín con el tuyo era capaz de darme el amor más grande que jamás en toda mi vida haya podido recibir. Nada más verte me sentí morir, y al abrazarte lloré como nunca había llorado. Supe que acaba de morir para volver a nacer. Tú naciste una mañana fría de invierno; pero, pequeña mía, quiero que sepas que,  aquel día yo nací contigo. Tú iluminaste mi mundo, le diste sentido a mi vida, me enseñaste en apenas unos segundos cual era mi único motivo para respirar. Tú. Sólo tú.

Han pasado dos años y medio sólo… y no puedo evitar ver cómo has crecido. Cómo ha cambiado tu dulce sonrisa por una llena de picardía; con qué rapidez se ha soltado tu lengua de trapo y lo sorprendente que me resulta tu inteligencia y tu lógica para tu corta edad.

Hay cosas que no han cambiado, (y rezo a dios porque la vida nunca te las cambie) adoro esos oscuros ojos, ¡enormes ojos! que lo primero que vieron al nacer fue a tu padre. Esos ojos que a todo el que se cruza contigo le llama la atención. Tienen un brillo especial, mi niña; no son sólo bonitos (que lo son, ¡y mucho!), también están cargados de amor, son ojos que me han partido el alma cuando los he visto empañados por la pena o el dolor, pero que sólo una madre es capaz de apreciar. Tus ojos son el pozo de tu alma, y adoro perderme en tu mirada siempre que puedo, porque es pura y sincera, llena de cariño y bondad. No dejes que ninguna persona cambie tu esencia, que nunca nadie, hija mía, te robe su brillo.

Mira, ahora te estás acurrucado aún más junto a mí, tengo tu cabeza bajo mi barbilla… Sabes que me encanta abrazarte así, y enterrar mi cara en tu pelo. Será porque soy mamífera, será porque tus ferormonas marcan tu propio sello, no lo sé.  Lo único que sí que sé es que desde que te olí por primera vez hace más de dos años en el paritorio, tu aroma se me ha grabado con fuego en mi mente, y no dudes que ahí va  a quedarse hasta el fin de mis días. Porque es un olor inconfundible, dulce, potente,  embriagador…, no puedo inspirarlo y no sentir un nudo en la garganta y un aleteo en el estómago.

Puedo amar a tu padre, pero lo que siento por ti va más allá de los límites del corazón, más allá de la razón. Pienso en el amor y es la sonrisa que asoma a tus ojos, cuando me abrazas, lo que me viene a la mente. Eres el eje que mueve mi mundo,  nunca me cansaré de decírtelo.

Disfruto hasta la médula cuando en pleno verano con 40 grados de calor te giras en la cama y me abrazas, no hay mayor dicha que esa, para mí. Quiero aprovechar cada momento que estoy contigo. Muchas noches me quedo despierta viéndote dormir a mi lado, sé que algún día echaré de menos tu calor y tenerte entre mis brazos. Intento grabar en mi mente cada gesto, cada abrazo para el día que ya no me necesites a tu lado. No sabes de qué manera me parte el corazón pensar que llegará ese día en el que poco a poco te alejes de mí. Ay chiquitina mía, no soy capaz de escribirte esto sin que se me escapen las lágrimas.

Hoy te miro, y te veo tan grande y a la vez tan pequeña.

Sé que crecerás, cada vez más rápido a mis ojos,  pero en mi corazón siempre te veré como en nuestro primer encuentro, mi bebé.  Mi ratona. No importa que tengas 10, 18 o 30 años, mi corazón siempre te seguirá llamando pequeña mía.

image

Anuncios

Día 4: #CruzSimple #30dias30nudos

Poco a poco voy avanzando en el reto #30dias30nudos. El reto va por el décimo día, y yo voy publicando el número 4.

Día 4: Cruz Simple

En este nudo el bebé va sujeto por dos capas de tela.
No es un nudo que deba usarse con bebés que aun no se sientan por sí solos, como pasa con la #CruzDoble.
A mí, personalmente, este anudado me carga muchísimo la zona lumbar,por lo que no puedo llevarlo con bebés de cierto peso, o durante mucho rato. Pero cada persona es un mundo!!!
La ventaja que le veo es que al terminarlo con un nudo corredizo en el lateral, se puede meter y sacar al bebé sin necesidad de quitarse el fular, por lo que lo que lo encuentro cómodo para amamantar.
.
Se necesita un fular de mínimo 3.70 metros.
cruz simple.jpg

 

Yo he usado un fular Bebina Crudo talla 5.

Estos son los premios y las bases para participar en el Reto: http://blog.monitosyrisas.com/vuelven-los-30dias30nudos/

¿Y tú?

¿Has hecho hoy ya tu nudo?

Día 3: #Cruz Doble #30dias30nudos

Vamos ya por el 9º día del #reto30dias30nudos, aunque yo voy por el día 3. Yo voy a mi  ritmo, despacito pero con buena letra.

Día 3: Cruz Doble

Es un nudo que finalizado muestra una cruz en la espalda y otra en el pecho, de ahí su nombre. El bebé va sujeto por dos capas de tela.
No es un nudo que deba usarse con bebés que aun no se sientan por si solos.
A mí, personalmente, este anudado me carga muchísimo la zona lumbar, por la tira de tela horizontal de la espalda, por lo que no puedo llevarlo con bebés de cierto peso, o durante mucho rato.
Se necesita un fular de mínimo 3.70 metros.
Cruz Doble.jpg

 

Yo he usado un fular Bebina Crudo talla 5.

Estos son los premios y las bases para participar en el Reto: http://blog.monitosyrisas.com/vuelven-los-30dias30nudos/

¿Y tú?

¿Has hecho hoy ya tu nudo?

Día 2: #MediaCruzEnvolvente #30dias30nudos

Me ha costado, pero parece ser que hoy por lo menos he logrado sacarme los dos primero nudos del reto#30dias30udosYa sabes que puedes encontrarme en Instagram como @mami_en_practicas.

Día 2: Media Cruz Envolvente.

Es un anudado que se puede usar con el bebé desde que nace hasta que, por su tamaño, nos tape la visión de lo que tenemos delante. Lleva dos capas de sujeción sobre la espalda y el culete del bebé. Es un nudo que carga el peso del bebé sobre un único hombro. Se puede terminar para niños más mayores pasando la tira lateral por encima de la pierna, en lugar de por debajo de ella.

Se necesita un fular de mínimo 2.50 metros.

 

 

media cruz.jpg

Yo he usado un hoppediz Dublin talla 6, porque ya le tenía a mano, pero queda larguita la cola  que cuelga del hombro.

Como os dije en el post anterior, #CruzEnvolventeDelante ,no soy muy fotogénica, además de que tenía a Ratona corriendo por la cama (literalmente), así que como la cámara maravillas no hace… éste ha sido el resultado.

Estos son los premios y las bases para participar en el Reto: http://blog.monitosyrisas.com/vuelven-los-30dias30nudos/

¿Y tú?

¿Has hecho hoy ya tu nudo?

 

 

 

Día 1: #CruzEnvolventeDelante #30dias30nudos

¡¡Por fin!!

Después de 8 días de retraso, por fin he logrado comenzar el reto #30dias30udosYa sabes que puedes encontrarme en Instagram como @mami_en_practicas.

Día 1: Cruz Envolvente Delante.

Es un anudado que se puede usar con el bebé desde que nace hasta que, por su tamaño, nos tape la visión de lo que tenemos delante. Puede realizarse con una capa o reforzarlo con dos o  tres capas, dependiendo del peso a cargar.

Es el nudo base, con el que la mayoría de las familias comienzan a portear.

Se necesita un fular de mínimo 4.20 metros.

e.jpg

Yo he usado un hoppediz Dublin talla 6.

Partiendo de que no soy muy fotogénica, y de que tenía a Ratona corriendo por la cama (literalmente), éste ha sido el resultado.

Estos son los premios y las bases para participar en el Reto: http://blog.monitosyrisas.com/vuelven-los-30dias30nudos/

¿Y tú?

¿Has hecho hoy ya tu nudo?